Cómo mantener la motivación en tu proyecto

Más allá de los errores que puedan cometerse al iniciar un proyecto personal, una de las causas más frecuentes del abandono o retraso de los proyectos personales es la disminución o ausencia total de motivación para trabajar en ellos. Al ser un proyecto personal, parece contradictorio que perdamos la motivación para trabajar en una idea gestada por nosotros mismos, libre de imposiciones y que podemos desarrollar a nuestro antojo. No obstante, es precisamente esa libertad la que puede conducirnos a dejar de lado nuestros proyectos, puesto que requiere más compromiso, disciplina, esfuerzo, planificación y estudio. Los proyectos personales por lo general son emprendimientos exigentes, sin el impulso y la dirección adecuada pueden y terminar inconclusos. A continuación les presento algunas ideas generales para mantener la motivación en los proyectos personales.

Objetivos claros y metas alcanzables a corto plazo

El tiempo es tu enemigo principal, a medida que pasan los días y no ves culminado tu proyecto surge la ansiedad, la impaciencia y la desmotivación. Tener un plan de trabajo bien definido y estructurado, antes de comenzar a desarrollar cualquier proyecto, garantiza un avance rápido, seguro y preciso, sin pérdidas de tiempo en aspectos innecesarios. Adicionalmente, proporciona una visión general del avance del proyecto y el trabajo que resta para culminarlo.

Por otro lado, independientemente de la magnitud de tu proyecto, resulta idóneo que el plan de trabajo esté conformado por varias fases cortas que te permitan mantener una sensación constante de avance en tu proyecto. Cuando desarrollar un solo objetivo requiere varios meses es recomendable seccionar el trabajo en varias fases cortas, que no sobrepasen un mes, de forma tal que puedas alcanzar varias metas en un menor tiempo logrando más satisfacciones y menos frustraciones.

Investiga constantemente

Manténte al día sobre los estudios y proyectos similares al tuyo. Investigar y adquirir nuevos conocimientos sobre tus áreas de trabajo generará una actitud positiva hacia tu proyecto, aumentando tu autoestima, concentración e interés por el mismo. También,  facilitará la superación de obstáculos y promoverá  nuevas ideas. De igual forma, es importante que estés atento a las actualizaciones y avances de las tecnologías que emplees para desarrollar tu proyecto.

Aléjate de distracciones

En horas de trabajo aléjate de distracciones como redes sociales, juegos, navegar sin rumbo en internet, entre otras,  trata de mantenerte concentrado en la actividad que desarrollas y por ningún motivo incumplas con tu planificación. Recuerda que mientras más tiempo pase sin que culmines tu proyecto más propenso serás a desmotivarte, es importante que seas responsable con tu tiempo de trabajo para que puedas cumplir los plazos estipulados.

Premia tu esfuerzo

Por cada meta cumplida proporciónate una pequeña recompensa, haz alguna cosa que te guste mucho para premiar tu esfuerzo. Toma un fin de semana para jugar con tus amigos, organizar alguna salida, ir a ver una película que te guste, leer o simplemente descansar, te lo mereces. Estas recompensas mantendrán tu interés en el proyecto porque sentirás que el mismo te genera satisfacciones.

No hables sobre lo que harás sino sobre lo que has hecho

Para reforzar los conocimientos adquiridos con tu proyecto puedes realizar tutoriales sobre tus avances, experiencias y descubrimientos, de forma tal, que des a conocer parte de tu trabajo para obtener un feedback que te ayude a mejorar tus ideas y a mantener una motivación social. No es recomendable hablar sobre lo que harás puesto que las ideas iniciales cambian mucho cuando empiezas a ejecutarlas y, adicionalmente, al revelar tus planes obtendrás una falsa satisfacción por un esfuerzo que no has culminado. Es preferible obtener los elogios de amigos y conocidos cuando tu proyecto realmente esté listo.

Visualiza tu proyecto terminado y la recompensa final

Pocas cosas generan tanta satisfacción como ver culminado un proyecto personal. No permitas que las dificultades que puedan surgir te desmotiven, piensa en tu proyecto terminado y la recompensa, tanto emocional como monetaria, en caso de tratarse de un proyecto con fines de lucro, que recibirás al tarminar. Ten en mente siempre la finalidad por la cual decidiste iniciar el proyecto y culmínalo disfrutando al máximo la etapa de desarrollo, que, sin duda, te dejará también valiosas experiencias.

Sé constante y disciplinado

De poco servirán todos los consejos anteriores si eres flojo y no tienes disciplina ni constancia en lo que intentas emprender. Recordemos que la desmotivación es un sentimiento negativo de desgano que si no es atacado a tiempo puede convertirte en un fracasado.

En síntesis, estas ideas pueden ayudarte a mejorar o mantener la motivación en tu proyecto pero todo dependerá del tipo de persona que seas y cómo asumes tus compromisos.

¿Tú qué haces para mantener la motivación en tu proyecto?