El colibrí y sus crías

Hace varios días encontré un colibrí en una mata de mango, ya había construido su nidito y estaba empollando sus huevitos. No se movía de ese nido por nada, ni para comer, ni por la lluvia, ni por el viento. Cuando vino el camión del gas pusimos unos troncos en el camino para que no avanzará hasta esa mata de mango.

Colibrí

Todos los días lo observaba aunque no llevé un registro detallado del proceso, no sé cuánto demoró en empollar los huevos, ni cuánto demoraron sus crías en crecer y volar del nido.

Pichoncitos de colibrí

Cuando sus crías salieron del cascarón el colibrí no tenía descanso, a cada rato salía en busca de comida para alimentar a sus pequeños desplumados. Estuvo así por muchos días hasta que los dos crecieron lo suficiente como para volar.

Nido de colibrí

Cuando estuvieron grandes la madre no los alimentó más pero se paraba en una rama cercana llamándolos. El día que tomé esta foto uno de los dos pajaritos voló y se quedó cerca de una rama llamando a su hermano. 

colibrí solitario

Pero el otro pajarito era muy miedoso y sólo se limitaba a estirarse lo más que podía en el nido.

Colibrí tratando de volar

Así pasó un día entero en el nido tratando de salir, de volar, hasta que al fin lo logró. 

Nido de colibrí vacío

No lo vi volar pero al otro día el nido estaba vacío. Ahora son pajaritos felices e independientes que en algún punto de sus vidas cumplirán el rol de padres si los gatos de los vecinos no interfieren u_u.