Mi piscina de usos múltiples

En mi casa hay una piscina y, aparte de usarla para nadar, tomar sol (yo no), flotar en camas inflables, jugar a la pelota y demás actividades propias de esta fuente de distracción acuática,  le damos usos insospechados U_U.

Pescado secándose en la piscina

 

Como está cercada para evitar accidentes lamentables de personas curiosas que no sepan nadar, solemos aprovechar ese espacio de contención para diversas actividades adicionales como:

Resguardar plántulas débiles: Cuando tenemos plantas que acaban de brotar de la semilla y queremos que les de sol pero no las maltrate el viento las ponemos en el pasillo de la piscina en el día y la recogemos en la tarde. Así, quedan protegidas del viento y de los insectos nocturnos.

Retener a algún perro mientras hay una visita: Tengo 5 perros y cuando sabemos que vienen visitas los guardamos en una parte cercada pero en ocasiones, cuando las visitas son inesperadas, resulta un poco difícil guardarlos a todos porque se vuelven locos ladrando y a veces queda uno por fuera. Cuando eso ocurre, para mayor rapidez se guarda en la piscina.

Escapar de los perros: En ocasiones, cuando hago ejercicio y los perros quieren jugar, me meto en la piscina y cierro la puerta. Así, obtengo toda la paz que necesito para ejercitarme.

Asolear alfombras: Cuando sacudimos las alfombras las colgamos en un cable en la piscina para que se aireen. 

Jugar a las escondidas con los perros: Me gusta jugar a las escondidas con mis perros. Yo los distraigo, corro, le doy la vuelta a la piscina, entro y me oculto agachada detrás de la pared a esperar a que me encuentren. Obviamente, es sólo uno de los lugares donde me escondo, no me escondo siempre en el mismo lugar. Es muy divertido jugar a las escondidas con los perros y es sorprendente su olfato u_u.

Lecturas con pies remojados: A veces me voy con una almohada y un buen libro a leer a la piscina. Me acuesto, meto las piernas en el agua y me pongo a leer. Sólo lo hago a veces, en las tardes.

Secar pescado salado: Cuando el secador de pescado que hicimos está lleno y necesitamos secar más pescado lo colgamos en la piscina. Esto se hace con cierta frecuencia en estos meses porque es cuando compramos el chucho que salamos para hacer pastel en semana santa.

Hay muchas razones para no hacer una piscina pero si la tienes también hay muchas razones para aprovecharla U_U.