Rescate suicida

Hace días rescaté a un pequeño colibrí de las fauces de mi perro cazador. Quitarle una presa a un perro (y a cualquier depredador) es un acto arriesgado e inconsciente que puede conducirte al hospital o, en el peor de los casos, a la tumba (NO LO HAGAN). Los perros tienen instintos animales muy marcados, por naturaleza cazan, protegen su comida, su territorio y su estatus dentro dentro de la manada.

Uno de mis primos, cuando era un niño, intentó quitarle un pajarito a su perro y éste lo mordió feamente, casi lo mató. Le dejó heridas graves en la nariz, la oreja y la cabeza. Aunque tu perro sea dulce y obediente puede atacarte en determinadas ocasiones, sin que esto quiera decir que se ha convertido en un perro agresivo. No entender la conducta animal y hacer suposiciones erradas puede traer desagradables consecuencias (y no es culpa del animal). Los humanos en ocasiones tratan a los perros como personas o los molestan por diversión, toda criatura merece respeto.

Para rescatar al pajarito, regañé fuertemente  al perro varias veces hasta que se echó y soltó lo que tenía en la boca. El pajarito empezó a alejarse dando pequeños saltos y esto excitó aún más el instinto de caza del perro, lo volví a regañar y no dejé que se acercara al pajarito pero en ese instante llegó el Rottweiler con ganas de jugar. El Rottweiler no había visto al pajarito y casi lo aplasta, como pude me agaché regañando a los dos perros y agarré al pajarito.

El pobre colibrí estaba ensalivado y muy asustado. Lo llevé a la casa y lo metí dentro de un balde para que no se escapara (no volaba mucho). El pajarito se salió y se posó en el borde del balde como si estuviera en una ramita de árbol. Se quedó dormido así. A la mañana siguiente, mi mamá lo dejó en una rama de una mata de tamarindo que hay en el corral de las gallinas. Allí estaba a salvo y en compañía de muchos pajaritos. No volví a ver al colibrí pero espero que esté bien.

Si mi perro no hubiese reaccionado a mis regaños probablemente no hubiese podido salvar al pajarito, aún así fue una acción muy peligrosa.

Recuerden respetar a sus mascotas y pasar tiempo con ellas. Los perros envejecen más rápido que los humanos, si tienen alguno disfruten lo más que puedan de su compañía. Yo siempre tengo en mi agenda tiempo para mis perros, jugar con ellos es una de las cosas más satisfactorias y relajantes de mis días.

Nota: Es muy peligroso intentar quitarle algo a un perro, es mejor que no lo hagan.