Mi vieja camiseta de instrucción premilitar

En los dos últimos años de preparatoria cursé una materia llamada Instrucción Premilitar. Representaba una asignatura especial que constaba de evaluaciones teóricas, impartidas por un profesor de la institución, y evaluaciones prácticas e investigaciones a cargo de militares activos. Las clases prácticas se daban en un día específico de la semana y ocupaban todo el horario.

El uniforme constaba de una camiseta blanca, timbrada por detrás con el nombre de la institución y por delante con un logo e información geográfica, pantalón azul marino, una gorra negra, correa y zapatos negros. En las clases prácticas nos enseñaron Orden Cerrado, primeros auxilios (con la participación especial de bomberos y especialistas en la materia), camuflaje, armamento y equipo de las Fuerzas Armadas, arme y desarme, rangos militares, entre otras cosas.

El viernes me puse mi vieja camiseta de instrucción premilitar (procuro rotar la ropa de mi closet). Esa camiseta me trajo muchos recuerdos de mi época estudiantil. No entendía por qué teníamos que ver esa materia (la incluyeron hace muchos años en el programa de estudios) pero, aunque no me gustaban los militares, descubrí que tengo más voz de la que aparento, que me gusta dar órdenes y que se me dan bien las prácticas militares.

Las clases a veces eran muy frustrantes porque muchos de mis compañeros tenían serios problemas para identificar cuál era su derecha y cuál era su izquierda @__@, y también tenían problemas de sincronización. Era un desastre y había que repetir los ejercicios de orden cerrado muchas veces. Cuando los militares perdían la paciencia nos mandaban a dar vueltas a toda la institución como castigo. Afortunadamente, sobresalí en las prácticas y los militares me asignaron a un grupo de alumnos para que los dirigiera en las clases de Orden Cerrado.

A veces las clases eran muy divertidas, corríamos y cantábamos versos improvisados, nos ensuciábamos camuflábamos, hacíamos actividades con los bomberos, entre otras cosas.

Los instructores nunca me devolvieron ninguno de los trabajos que entregué, se llevaron todas mis investigaciones a su comando. Recuerdo que eran unos trabajos realizados en Word, con fuente grande y títulos con textura de ropa militar @_@. Les agregaba muchos anexos y recortes de periódicos.  Sólo me devolvieron la portada de los trabajos con notas de felicitación (yo se las pedí para tener algo con lo que reclamar por si había algún error cuando entregaran las notas definitivas u.u).

Al final del período escolar participé en un desfile por la ciudad junto con otros compañeros destacados. Me gané el respeto de los militares.

¿Ustedes también cursaron alguna materia similar en preparatoria?