Mejillones con tomate y ajo

Los mejillones son unos mariscos bibalvos que pueden prepararse de diversas formas: sofritos, guisados, al ajillo, con arroz, al limón, con pasta, en vinagretas, en caldos, entre muchas otras variedades de platos. Estas exquisiteces marinas tienen una textura suave y no requieren mucha cocción. A continuación, comparto con ustedes la receta de mejillones con tomates y ajo, una forma simple, rápida y deliciosa de comer estos versátiles mariscos.

Ingredientes:

- 200 gramos de mejillones sin concha

- 6 dientes de ajo medianos

- 3 tomates grandes maduros

- Sal y pimienta

- Aceite de oliva para freír.

Procedimiento:

Limpie bien los mejillones. Es importante que retire la barba que tienen (puede causar severos problemas estomacales) y cualquier resto de concha o suciedad.

En estas fotos se aprecia la barba del mejillón que es preciso retirar.

Pique los tomates por la mitad, sáquele las semillas y rállelos (con el lado grueso del rallador de queso) o píquelos en cuadritos pequeños junto con el ajo. Posteriormente, caliente un sartén, agregue aceite de oliva y sofría el ajo y el tomate, revolviendo constantemente para evitar que se queme. Por último, cuando el tomate esté suave como una pasta, incorpore al sartén los mejillones y agregue sal y pimienta al gusto. Fría 3 minutos revolviendo constantemente para que los mejillones se impregnen del tomate y el ajo.

Nota: Puede agregar salsa de tomate casera o pasta de tomate si lo desea. También puede agregar picante.

Me gusta preparar esta receta para desayunar porque es rápida y deliciosa. Espero que esta receta les guste ^^