Mi vieja medalla dorada de karate

Mis padres querían que practicara alguna actividad extra-académica y me inscribieron en clases de música. Sin embargo, el profesor era muy viejito y se murió a la semana @_@ (supongo que de viejo). Luego, me inscribieron en un equipito mixto de fútbol pero estuve por muy poco tiempo porque excedí el máximo de edad (sólo legalmente). Posteriormente, me inscribieron en clases de Ballet. Me compraron mallas, zapatos y el equipo que requería. Fui a clases durante varias semanas hasta que terminó el primer período. En las vacaciones de verano la profesora y su esposo murieron en un accidente de tránsito. Por último, mis padres me inscribieron en karate y practiqué esa arte marcial por varios años. [Spoiler] La historia no termina bien. Soy un ángel de la muerte XD [/Spoiler].

Me alegré mucho de que me inscribieran en clases de karate porque me gusta. Aunque confieso que resultó ser más duro de lo que pensaba. El sensei era estricto y exigía mucha disciplina (quizás por eso no tuve problemas cuando cursé Instrucción Premilitar XD, ya había recibido un entrenamiento intensivo y fue como una brisa suave en un día cálido o_o). Si llegabas tarde te ponían a correr por el tatami, si no hacías bien los ejercicios o las prácticas te ponían a hacer sentadillas (mínimo 100) o flexiones de pecho. Antes de cada pelea y antes de entrar o salir del tatami había que saludar estilo japonés, es decir, inclinándose. Una vez llegó un niño nuevo y el sensei se inclinó y le dijo que saludara, el niño dijo: ¡hola! XD. Lo mandaron a dar vueltas por no prestar atención u.u.

También, debías tener tu uniforme completo y tu credencial. Si dejabas tu emblema te castigaban. A mí nunca se me olvidó mi emblema porque mi mamá es muy lista y en lugar de darme un broche para sujetarlo (como hacían todos los demás niños) le pegó cierre mágico al emblema y al kimono. Cuando me lo ponía ya lo tenía pegado y lo despegaba para lavarlo. Así evitaba también que me pinchara con un broche en los combates. Por eso amo a mi mamá, es muy cool u_u.

Había diferentes estatus dentro del dojo. El sensei era cinta negra y era la máxima autoridad (además, era el dueño del dojo) y los senpais eran los que tenían más jerarquía y experiencia que tú. Tenías que dirigirte a ellos con mucho respeto. Te podían enseñar lecciones y dar órdenes. En algunas ocasiones daban las clases en lugar del sensei. Cuando cambiabas de cinta te convertías en sempai para los inferiores a tu rango y tenías que enseñarles a ejecutar los kata. Era una buena forma de mantener fresco el conocimiento.

Limpiando, el fin de semana, encontré una vieja medalla de oro que gané en un torneo de karate. Está bastante desgastada y evidentemente no me queda (no me pasa por la cabeza XD) pero me trajo gratos recuerdos. El torneo lo realizaron un diciembre y pasamos semanas entrenando con el sensei para participar. Había muchísima gente y estudiantes de otros dojos. Me tocó un oponente duro pero lo vencí y gané mi medalla de oro ^_^. Esa fue la primera vez que: competí en un torneo, que gané una medalla y que aparecí en la televisión.

También, gané una medalla en una competición de Kata pero no sé dónde está. Supongo que mi mamá la tiene muy bien guardada junto con mis cintas y guantines.

El sensei me regaló un broche con el emblema y aún lo conservo. El emblema refleja la inmensidad el cielo y la tierra, lo duro y lo suave. El cielo y la tierra se describen como Kenkon. En japonés Ken es cielo y está representado por un círculo. Por su parte, Kon es la tierra y se representa como un cuadrado. Refleja la armonía de nuestro ser con el universo. Expresado mediante poesía china: “Tan dócil como el sauce, tan sólido como la montaña”.

En diciembre también debía presentar un examen oral y práctico para poder optar a un nuevo cinturón y subir en jerarquía. El examen lo realizaba un sensei japonés que viajaba desde su país expresamente para evaluarnos. Tenías que aprenderte las lecciones en español y en japonés, y saber todos los katas y movimientos de tu rango. Entrenábamos muy duro para ese examen. Me daba risa que algunas frases tan cortas en español fuesen tan largas en japonés. Por ejemplo, el cuarto Shugyo Kokoroe (reglas básicas de comportamiento) es:

Chinchaku reisei ni shite binshou yizai nare

Sé calmado y ágil 

Yo clasifiqué para un torneo a nivel nacional pero al sensei le dio cáncer y cerró el Dojo. Ese fue el fin de mis actividades extra-académicas. Mis padres decidieron comprarnos equipos para que practicáramos deportes en casa. Jugué mucho fútbol, basquet y baseball.

Fue una etapa extraña y divertida de mi vida. El cabello largo me molestaba para pelear, mi mamá me hacía moñitos, pero era fastidioso (nunca me gustó peinarme), entonces opté por llevarlo corto. Mi mamá y mi abuela me compraron muchos cintillos, lazos y hebillas (supongo que para que no pareciera un niño XD). Aprendí mucho en Karate, a pesar de lo duro, fue una experiencia muy grata.

¿Ustedes practicaron alguna actividad extra-académica?