De cuando me inscribí en un taller de dibujo no convencional

Hace meses me inscribí en un taller de dibujo no convencional. No eran las típicas clases de dibujo a las que nuca he asistido, ésas donde te enseñan cómo dibujar paso a paso, con ejercicios básicos (para eso tengo libros, me aburriría.) Eran clases muy peculiares e impredecibles: no había una planificación rígida. Dibujaríamos libremente con varios materiales como: lápiz, tinta, pasteles, carboncillo, pigmentos naturales, entre otros. El primer día mandaron a realizar un ejercicio de claroscuro con cuadritos y a dibujar formas libres para determinar el nivel de cada estudiante. Lo entendí mal y lo hice a mi manera. Pronto quedé apartada del grupo. Tenía más nivel que el resto de mis compañeros y un profesor me reclamó como su alumna. Mis compañeros fueron asignados a otra profesora, aunque en un par de ocasiones hicimos actividades juntos. Por ejemplo, un día a todos nos mandaron a dibujar las formas que veíamos en una pared llena de musgo que estaba en el patio. Fue un ejercicio divertido e interesante que tenía por finalidad mejorar la visión de las formas y la creatividad.

En una clase dibujé un dragón con salsa de soja. El papel quedó oliendo tan horrible que tapé la salsa de soja con tinta y lapicero de gel negro que olía a frutas.  Al final hice un dragón más grande y con más detalles. El profesor dijo que desvirtué la obra inicial pero yo creo que este dragón quedó mucho mejor. Además, prefiero desvirtuar la obra inicial y no desvirtuar mi olfato. También, hice un dibujo sencillo con café.

Otro día el profesor trajo unos libros para que escogiera unos dibujos y los reprodujera con el estilo que me gustara. La mujer de la imagen superior la dibujé de un libro de luces y sombras y la hice parecida a la imagen original. La mujer de la imagen inferior la dibujé de un libro de rostros y cabezas, la hice en un estilo más caricaturesco.

Por cierto, mis compañeros y todas las personas que vieron este dibujo comentaron que era mi autorretrato  ಠ~ಠ. Eso me hizo recordar a mis amigos de la web. Muchos dijeron que me parecía a un personaje que hice para uno de mis videojuegos. Incluso mi mamá me preguntó por qué me estaba dibujando en esa ocasión ಠﭛಠ. Siempre creí que sólo me molestaban pero un día puse la imagen como avatar y por casualidad la vi pequeña, junto con otras fotos mías y, gracias a Google, me di cuenta de que sí tenía cierto parecido razonable ⊙_ʘ. WTF?

En la conmemoración del natalicio del poeta García Lorca hicimos ejercicios de lírica gráfica, ilustraciones creativas basadas en sus poemas. A mí me tocó trabajar con: La cogida y la Muerte, la  primera elegía que escribió el poeta por el deceso del torero Ignacio Sánchez Mejías. Hice una ilustración surrealista de un toro con muchos relojes que daban las 5, con un diseño que asemejaba a los relojes de Dalí en su cuadro: La Persistencia de la memoria, puesto que, tanto Lorca, como Dalí  y el torero al que el poeta escribió la elegía, pertenecían a la generación del 27. Así, los relacioné a los tres. Les gustó mucho mi obra y la expusieron en la Alcaldía y no sé dónde más…se quedaron con ella. Yo temiendo no volver a ver mi trabajo hice una copia rápida. Es un bosquejo que no le hace mucha justicia al original. No tiene tantos detalles pero se ve la idea central…debí tomarle fotos a todos los trabajos que entregué.

Querían que hiciera ilustraciones de poemas de otros escritores para presentar mi propia exposición, pero al final no pude hacerlo porque el taller terminó abruptamente.

La última tarea que hice fue dibujar dos objetos propios. Dibujé mi lápiz favorito y mis lentes. El dibujo de los lentes lo publicaré en otro artículo para mostrarles el proceso paso a paso. No quiero hacer más largo este post.

Este lápiz me lo regalaron hace tiempo y lo utilizo para hacer los bocetos. Me encanta porque el caballito de madera en la parte superior me proporciona cierto equilibrio. Es como una especie de alerón XD. Amo este dibujo, me quedó genial, parece que hubiese un lápiz de verdad sobre el papel.  La foto no le hace justicia.

Esta es una foto del lápiz para que puedan compararlo con el dibujo. El profesor nunca vio esta tarea que me mandó T_T.

El taller no duró mucho tiempo. Un día, mientras estábamos en clases, el profesor se sintió mal, se le bajó la tensión y se estaba medio muriendo. Llamaron a Defensa Civil y lo atendieron. Confesó que sólo estaba durmiendo una hora diaria porque se quedaba dibujando o leyendo. Dijo que tenía mucho por leer antes de morirse y se estaba matando por no dormir @_@. Mi profesor era un señor mayor muy jovial, con varias profesiones y mucha experiencia. Escribió un libro para enseñar a dibujar a niños y ganó varios premios nacionales e internacionales de dibujo, escritura y fotografía. Luego de esa clase no volvió. Como vivía solo pasaron muchos días sin que nadie tuviese noticias de él. Todos estaban preocupados. Luego, un día me informaron que el profesor se había retirado. Entonces, me asignaron a la otra profesora pero no asistí a ninguna clase con ella porque se enfermó y pidió permiso @_@.

Así terminó mi incursión en el Taller de Dibujo no Convencional...sigo siendo un ángel de la muerte >__<…pero se retiraron a tiempo XD.

Ahora estoy en otro taller y el profesor lleva dos clases seguidas diciendo que le duele la cabeza…ya les contaré cómo termina éste.