Cuando los Tiburones Atacan

En este mes de Abril ya van dos ataques de tiburones reseñados por la prensa mundial. Lo raro (y por eso relevante) es que estadísticamente, los ataques de tiburones son relativamente infrecuentes, y muy extrañamente, mortales. Por ejemplo, de acuerdo con el Departamento de Pesca y Recreación de los Estados Unidos, desde que se iniciaron los registros en 1950, sólo han acontecido 11 ataques mortales de tiburones. Sacando cuentas, nos da un promedio de 0.19 fatalidades por año. El número se nos hace más pequeño si consideramos la cantidad de bañistas anuales en esas costas.

Great White Shark

Sin embargo, se acaba de reportar un incidente fatal con tiburones, y presumiblemente (porque nadie vió al victimario) se trató de un Gran Tiburón Blanco. Estos tiburones pueden llegar a medir hasta 6 metros y pesar 2250 kilogramos. Por eso, mientras el hombre no llegue al fondo absoluto de los océanos, lo embasure y no se confirme que hay un animal de dimensiones superiores, el Gran Tiburón Blanco será el depredador más grande del mar, valga la redundancia. Sin tener que decirlo, estos tiburones son animales carnívoros que tragan peces, focas, delfines, y si los consiguen, hombres. La víctima en este caso, un hombre de 66 años, se encontraba nadando a 137 metros (prácticamente ya en el Océano Pacífico) de la orilla de Solana Beach, una playa de San Diego, Califonia, USA. Las playas de la zona se han cerrado, en un radio de 17 millas. La propia Solana Beach se ha clausurado por 72 horas.

Los tiburones están hechos para la caza. Tienen la capacidad de detectar los campos electromagnéticos generados por el movimiento de los animales. Cada vez que las presas se mueven, producen un campo eléctrico… y los tiburones tienen la capacidad de detectar hasta la mitad de una billonésima parte de 1 voltio.

No obstante, los humanos no somos safe-food para los tiburones. Sus sistema digestivo está creado para la carne que se encuentra en el mar. Digerir carne, ligamentos y huesos humanos no es algo saludable para los tiburones. Por eso, en la mayoría de los ataques contra humanos, el tiburón muerde una sola vez y se va. El problema es que la mordida es tan grande que la víctima perece por desangramiento.

En este mismo mes de Abril, también se reportó un deceso producto de un ataque de tiburón, pero esta vez en Australia. Dos adolescentes salieron a nadar, y estaban como a 50 metros de la orilla, cuando notaron una gran sombra en el agua, cerca de ellos. No les dio tiempo, y uno de ellos fue mordido dos veces por el tiburón. El compañero se devolvió y lo trajo hasta la orilla, pero era tarde para frenar los efectos de la herida.

Curiosamente, estos dos ataques han ocurrido en zonas conectadas por el Océano Pacífico. Pero los tiburones están en casi todos los mares del mundo. Mejor es bañarse cerquita de la orilla… acabaremos con los oídos llenos de tierra, pero enteros U_U .