Consejos para el mantenimiento y la preservación de libros

Como pueden suponer, por la falta de posts en estos días, he estado muy ocupada. Sin embargo, se equivocan si piensan que he estado trabajando en mi videojuego (eso hubiese sido muy grato). No, he estado haciendo diversas diligencias, cosas aburridas que te hacen pensar cómo los humanos desperdician horas de su vida en trámites por falta de automatización. Sería increíble si muchos trámites pudieran hacerse por internet, sobre todo trámites tediosos que involucran documentos, planillas, peritos, topógrafos, certificaciones, y requisitos extravagantes.

Mis múltiples ocupaciones han incrementando mi lista de cosas pendientes, principalmente cosas pendientes con los amigos, como: Responder mails, hacer avatar de Halloween, lecturas, preguntas por responder, revisión de proyecto y escritos, revisión de videojuego, entre otras cosas. Antes de que se acumulen más quiero empezar a salir de mis asuntos pendientes.

Borges

Sí, lo sé, este post es sobre consejos para el mantenimiento y la preservación de libros, ya vamos a tocar ese tema. Hace meses me escribió un amigo (seguramente ya ni se acordaba que me había contactado) porque compró unos libros muy antiguos en unos avisos clasificados y no tenía idea de cómo darles mantenimiento ni preservarlos en su biblioteca. Respondí su mail hace poco y comparto con ustedes los métodos que le sugerí.

Consejos para el mantenimiento y la preservación de libros

Evita la humedad: Una de las cosas más dañinas para los libros es la humedad. Procura que tu biblioteca o el lugar donde guardas tus libros sea un área seca y con buena circulación de aire. Lo ideal es que el lugar que no sea muy frío ni  muy caliente. El frío extremo promueve la humedad y el calor extremo puede resecar demasiado el papel y hacer que se desmorone.

Revisa bien el lugar de almacenaje: Cerciórate de que las paredes de tus estantes con libros no tengan moho, no estén frías, ni húmedas. Si guardas tus libros en envases o cajas, revisa que éstas estén bien limpias, sin malos olores y sin señales de moho o humedad.

Protege los libros: El polvo es muy dañino tanto para los libros como para los lectores: contiene esporas de hongos, microorganismos, residuos y otros elementos perjudiciales. La acumulación de polvo en los libros puede causar manchas y abrasiones que aceleran la destrucción del papel. Plastificar los libros con papel film transparente es una buena forma de protegerlos contra el polvo, insectos y otros agentes que pueden ensuciar y deteriorar los libros (luego dicen que mi manía de plastificar todo es mala u.u).

También puedes elaborar o comprar zapatos protectores para los libros (así se llaman u.u), estuches, cubiertas y otros protectores especiales.

Elimina los malos olores: Hace tiempo compré por internet unos libros de Eduardo Cesarman, como son muy difíciles de conseguir no me quedó más opción que comprarlos usados. Los libros estaban en buen estado pero olían mucho a cigarro. Para eliminar el mal olor, sacudí bien los libros, los aspiré, los abrí sobre una mesa en un sitio con buena circulación de aire y los puse al sol por un rato (nunca por tiempo prolongado). Me tomó varios días eliminar el olor pero al final lo logré.

Otro método para eliminar malos olores en los libros consiste en echarle bicarbonato a las páginas. No he probado este método, pero leí que elimina la humedad y los malos olores.

En ocasiones, puede ser muy difícil eliminar el mal olor de un libro. Algunos malos olores no se deben al moho, al humo, ni a la humedad, puede ser simplemente producto del ácido de las hojas. En todo caso, eliminar el mal olor de un libro es una labor progresiva y constante, no es una actividad que se logre de una vez, a menos que se trate de un olor muy leve.

Limpieza y cuidados adecuados: Resulta difícil eliminar el polvo de los libros cuando éste se mete en las hojas. Lo mejor es usar una aspiradora para extraer la mayor cantidad posible de polvo y complementar la limpieza con un pincel grande suave.

No importa si se trata de un libro de tapa dura, nunca lo limpies con trapos mojados ni con soluciones limpiadoras. Recuerda que la humedad, los desinfectantes y otros productos de limpieza pueden deteriorar los libros.

Espero que estos consejos les sean de utilidad ^_^.

Los libros digitales no requieren estos mantenimientos, pero los libros de papel tienen su encanto u_u.

P.D: Si eres mi amigo y tengo algún asunto pendiente contigo seguramente lo estaré saldando pronto.