De cómo la música japonesa salvó el mundo

A continuación los dejo con un post cortesía de Franky. 

…el mundo de Franky, claro está. Y no me refiero precisamente a la música e instrumentos tradicionales de Japón (enka, shakuhachi y similares). A lo que yo me refiero es al j-rock y j-pop (jrock y jpop, para los buscadores). Joder, que estos japoneses están locos, y también vemos eso llamado Visual Kei, que supuestamente tiene su origen en una necesidad de destacar y llamar la atención… (con tal que no sea otra cosa). También tienen otras formas de llamar la atención. Por ejemplo, recuerdo que hace algunos años el grupo Psycho le Cému se separó porque han agarrado al vocalista, DAISHI, con estupefacientes. Preso. Lástima, porque el cover que hicieron de Roman Hikou me pareció muy bueno. Y a otro de Raphael lo han cogido con una mata en el apartamento. Más sobre Raphael, abajo. Pero tranquilos, que hay de todo, y así nos encontramos con bandas como Kobukuro, harto mucho más light. Venga, que yo no soy fan de ninguno de estos tíos. Pero tienen algunas buenas canciones, que podéis rodar cuando los animes están fastidiosos. En esos casos pongo el mute, y a sonar mi top ten, que comienza con Gackt, y mejora hasta alcanzar mi grupo favorito, Ketsumeishi:

10- Gackt – 12gatsu no Love Song: Este Gackt casi que no necesita presentación. La mejor voz de todas estas bandas y cantantes, en el pasado y el futuro. Malice Mizer after Gackt fue otra cosa. Este clásico de todas las navidades, se disfruta en cualquier día del año.

9- Glay – However: Los recuerdo por el ending de Initial D, canción que por cierto no me gustó. Este cuarteto de Hokkaido también es muy famoso en la escena anime y jmusic. El vocalista, Teru, está casado con la Ami del fastidiosísimo grupo Puffy AmiYumi. Entre las muchas hazañas de este grupo popular, está la de la transferencia más alta en la historia de Japón: 4 billones de yenes le costó a Toshiba EMI el contrato de este grupo.

8- Naotaro Moriyama – Sakura: Oír una canción de Moriyama es ser transportado a Japón. Es el mismo efecto del Shima Uta de The Boom. Bueno, es hijo de Ryouko Moriyama, famosa cantante folclórica. Los Moriyamas tienen una larga herencia musical, y Naotarou reclamó su puesto con este super hit, Sakura.

7- Spitz – Mizuiro no Machi: Un clásico de los viejitos de Spitz. By far, una de mis bandas preferidas. También preferida por las fangirls japonesas y foráneas. El líder del grupo, Masamune Kusano, es un músico excelente… graduado, por cierto, en la Fukuoka Prefectural Jounan High School, y en la Universidad de Arte “Musashino” con un grado en diseño. Good vibes.

6- Raphael – Hana Saku Inochi Aru Kagiri: Un grupo de culto. Una estrella fugaz. Que aún hoy cuenta con una legión de seguidores, a pesar de lo poco que produjeron. El líder, Kazuki, falleció a los 19… el tío también se llevó el grupo con él. Pero este Hana Saku… es energizante, lleno de vida. Advierto: muy visual.

5- Kobukuro – Tsubomi: Una banda de dos, Kentarou Kobuchi and Shunsuke Kuroda. Por cierto que este Kuroda es mucho más alto que el Kobuchi. Un buen detalle para el marketing. Este Tsubomi fue todo un hit entre las fangirls japonesas. Bastante suave.

4- L’Arc~en~Ciel – Driver’s High: Yikes! Laruku es el mejor grupo japonés de todos los tiempos (pa muchos, no pa mi). ¡De Osaka para el mundo! Tienen un montón de temas excelentes. Driver’s High es mi favorito, y el de Onizuka.

3- RAD – Order Made: Mejor conocidos como RADWIMPS (súper-cobardes). Bastante nuevo, formado apenas en 2001, mientras los miembros estaban en high school. Vais fino chavales, vais bien.

2- Bump of Chicken – Tentai Kansoku: El turno de los superchavales de Chiba. Para mi, Tentai Kansoku es de lejos su mejor canción, y llegó al top ten del Oricon Chart. Los que vieron la peli de One Piece, Dead End Adventure, deben conocerlos por el tema Sailing Day. Sus canciones han aparecido en varios videojuegos, como Tales of the Abyss.

1- Ketsumeishi – Mata Kimi ni Aeru: Mis favoritos. Y la modelo, Ebihara Yuri, es bella (Ebi-swaan!). Aunque los fans están preguntándose por qué siempre la fotografían de un sólo lado. Y le están saliendo arrugas. Bueno, modelos aparte, los de Ketsumeishi son los propios tíos con actitud cero cabreo. Tíos con actitud despreocupada que transmiten la sensación de que en el mundo no hay problema que no se resuelva con unas buenas cervezas. Salud.