Los Compañeros del Doctorado

Hace varios meses que terminé las clases del doctorado pero pocas veces he hablado de mis raros compañeros de clase. Cuando comencé el doctorado había más de 30 personas inscritas y como éramos muchos veíamos clases en el Colegio de Ingenieros. Un lugar grande con piscina e incluso una tasca pero el salón donde veía clases era muy incómodo porque era una sala de conferencias y la “acondicionaron” para nosotros. No podía llevar la laptop y muchas veces ni tomar apuntes, era realmente muy incómodo ver clases en ese lugar.

Aparte de eso, siempre se me sentaba al lado un tipo con un fuerte olor a chorizo. Sí, como lees, olía a chorizo @_@. No creo que fuera el perfume, dudo que siquiera se pusiera desodorante, y era desagradable pasarse la clases al lado de ese tipo. Había también una mujer muy fastidiosa que sólo repetía lo que decían los demás y otra que decía cosas que no tenían ninguna relación con lo que se estaba discutiendo. Recuerdo también, aunque no con alegría, a un tipo que tenía una habilidad increíble para relacionar todo con el comunismo :S.

En clase de metodología nos llevaron a un cyber y fue doloroso ver cómo profesionales no sabían usar Internet, no tenían un correo y ni siquiera podían escribir decentemente con el teclado. A una le dio un ataque cuando la página no le cargó y a mí me dio un ataque cuando se me sentaron varios compañeros al lado a ver cómo hacía las investigaciones de la clase.  Luego, como Investigué la vida del profesor antes de ir e hice algunas referencias a artículos del profesor en clases, me tenía en alta estima y medio salón quería hacer la tarea conmigo y hay personas que ya se retiraron que aún creo que están molestas porque me negué.

Después de unos meses el grupo se redujo tanto que fue posible ver clases en un aula de la universidad (perdieron los millones que pagaron para la inscripción U_U). El aula era mucho más bonita y cómoda, había mesitas individuales y pizarra pero parecía una cava-cuarto. Siempre que veía clases me enfermaba y eso que iba con camisa manga larga y chaqueta.

Una vez que nos mudamos se formaron grupos y aumentó la confianza y “el compañerismo”. No obstante, igual había personas raras. Hay un compañero joven que me regala chocolates y me guiña el ojo siempre que me ve. Él siempre interviene en clases y me recuerda mucho a Freddie porque tiene una voz fuerte y casi hay que pedirle que deje intervenir a otros XD (Por eso me gusta intervenir antes que los demás U_U)

Siempre me siento de primera por muchas razones como: el profesor fija mejor mi rosto, puedo levantar la mano y me verá siempre, veo mejor la pizarra, en caso de algún problema puedo escapar del salón antes que otros, cuando reparten copias me toca de primera y nunca ocurrirá que se acaben, puedo oír sin dificultad lo que le preguntan los compañeros al profesor en “privado” XD, si hay que pasar a la pizarra puedo hacerlo antes que otros, siempre me toca firmar de primera la lista de asistencia, entre otras múltiples ventajas. Lo malo es cuando otros se sientan a tu lado y fastidian. Hay una compañera que hacía eso, y veía lo que escribía para ella tomar la misma nota, o preguntar qué dijeron, o leer con mi guía, puff, de verdad era una molestia (después Zguillez pregunta por qué soy antisocial).

También hay una gorda vieja que se autodenominó delegada de curso y me espiaba y me tenía rabia, pero luego de que terminamos las materias, en la última reunión, donde había que llevar el tema de tesis, más el planteamiento, la justificación y los objetivos, se comportó raro. Cuando llegué y le dije mi tema empezó a decirle a todo el mundo que mi tema era buenísimo y cuando salí de reunirme con mi asesor me esperó a ver si me habían aprobado el tema y entonces luego que le respondí afirmativamente dijo que eso merecía un beso. Me abrazó y me besó (*siente escalofríos) y en la reunión de la tarde se sentó a mi lado y mientras esperaba para preguntar unas cosas a la profesora no dejó a agarrarme la mano @_@. Mentalmente me preguntaba si la vieja era lesbiana o si tenía algún plan extraño en el que me había incluido.

Lo bueno es que ahorita estamos haciendo el anteproyecto de tesis y no nos vemos mucho (mejor dicho nunca) excepto en las reuniones eventuales. Hay más anécdotas y personas raras en mi clase pero creo que lo dejaré hasta aquí para bañarme en la piscina antes de que se haga tarde. *se lleva las burbujitas de piscina que le regaló Yari.

P.D: Realmente hay gente muy rara y lo peor es que siempre se me pegan por más que trato de evitarlos T___T