Cuando cambias tu blog por otros medios de publicación online

¿Cuántas veces has pensado escribir una entrada en tu blog explicando un nuevo tip y no lo has hecho?, ¿cuántos borradores esperan ser publicados?, ¿cuántas novedades has dejado de compartir a través de tu blog?, ¿cuántas anécdotas importantes de tu vida no han sido escritas en tu blog?, en síntesis, ¿cuántas veces has considerado hablar sobre algún asunto en tu blog y no lo has hecho?.

Muchos esperan tener tiempo para hablar de algún tema pero, como suele ocurrir, cuando tenemos el tiempo anhelado hacemos nuevas cosas no previstas. Quizás el sólo hecho de concebir las ideas que queremos plasmar en una entrada del blog es suficiente, nos damos por satisfechos aunque nunca lo escribamos y sólo tengamos unas líneas, un título, una prefiguración de post aguardando en los borradores el momento de ser rescatada. Hay una frase de Francisco Umbral que describe muy bien esa situación:

El  que  lo piensa  todo primero,  no escribe nada después.

Yo lo cambiaría ligeramente y diría que el que Twittea sus ideas primero nunca las desarrolla en su blog. El blog como herramienta de distribución de contenidos sigue teniendo auge, sigue siendo una gran opción pero con el paso del tiempo se ha visto opacado por las redes sociales y servicios de microblogging, donde igualmente puedes escribir tus ideas, anécdotas, chistes, chismes, o lo que quieras, leer los comentarios de tus seguidores e incluso realizar un debate sobre un tema o una idea aunque vaya en detrimento de tu blog.

El éxito de Twitter, Facebook y otros servicios sociales nos conduce a pensar que estamos en una época con una sociedad trivializada donde imperan los chismes y la diversión, pero, aunque no carece de total verdad la anterior afirmación, la realidad es que nos hemos acostumbrado a estos servicios y con la intención de ser prácticos y de ahorrar tiempo, publicamos nuestras ideas en bruto y no las desarrollamos en nuestros blogs. Una vez que ha sido twitteada y discutida nos damos por satisfechos.

Por más genial que sea tu idea se perderá entre miles de tweets y no tendrás una forma fácil de recuperarla, a menos que la marques como favorita. ¿Vale la pena subutilizar tu blog?, ¿vale la pena plasmar tus ideas geniales en sistemas de microblogging y redes sociales?.

Obviamente esta no es la única causa del abono de los blogs, pero es la que me parece  más interesante para discutir, puesto que si se dedicaran a desarrollar una idea con el mismo ímpetu con el que twittean, publican en Facebook y ahora en Google+, diariamente tendrían un post para publicar en su blog, aunque fuese uno corto. La falta de tiempo no es buena excusa para los usuarios activos en las redes sociales U_U

Para terminar, esta frase mía condensa una buena explicación del éxito de Facebook y el abandono de los blogs XD

La gente no es textual, es sexual, por eso la moda de los blogs pasó y Facebook crece (Xklibur)