Una excelente receta de hígado de res encebollado

El hígado de res es una excelente fuente de vitaminas y proteínas. No todas las personas suelen comer este tipo de alimentos, principalmente porque no les gusta el sabor amargo que tiene cuando no lo preparan bien o porque no les agrada la idea de comer hígado. No obstante, con esta simple receta cambiarán su opinión negativa sobre el hígado de res o mejorarán la que tienen sobre este platillo. Les aseguro que querrán repetir esta comida.

Hígado encebollado

Ingredientes

- 400 gr de hígado de res

- 1 cebolla blanca grande

- Aceite de oliva extra virgen (para freír).

- Sal y pimienta

- 80 cc de vinagre de vino tinto

- 80 gr de perejil fresco

- 30 g de mantequilla o margarina

Procedimiento

El secreto para que el hígado no tenga un sabor amargo o desagradable es remojarlo en agua un par de horas dentro de la nevera para que pierda sangre.

Una vez remojado, retira del agua y sécalo.  Luego, corta el hígado en fetas (si quieres puedes pedirle al vendedor que te lo corte). Reserva en un bol en la nevera hasta su uso.

Posteriormente, corta la cebolla en pluma y sofríe en una sartén, a fuego bajo, junto con el aceite de oliva. Cocina la cebolla tapada y agrega una pizca de sal, para que suelte el agua. Una vez que esté transparente y cocida, sube el fuego para que se dore.

En otra sartén, a fuego fuerte, dora el hígado con aceite de oliva. Salpimenta una vez que esté dorado para que no pierda el agua.

Al final, agrega el vinagre de vino tinto, la cebolla cocida, la mantequilla y el perejil fresco picado.

Hígado encebollado

Puedes acompañar este plato con arroz, plátanos y puré de papas.

Esta receta es rápida, sencilla y deliciosa. Espero que les guste.