Los videojuegos que influenciaron a XKlibur

Pocas cosas tienen tanta influencia en la gente como los videojuegos, la televisión, los padres y las malas compañías. Los juegos presentados en esta lista son aquellos que, de una u otra manera, para bien o para mal (probablemente lo último) han presentado una influencia (probablemente negativa) en mi persona y me han convertido en lo que soy (o quizás sólo potenciaron lo que soy, probablemente para mal).

Monkey Island: Uno de los juegos de aventura gráfica más divertidos y originales que he tenido la dicha de disfrutar. Acompañar a  Guybrush Threepwood a convertirse en uno de los piratas más temibles (nunca lo consigue), enfrentar al malvado LeChuck y hacer un montón de cosas alocadas, como participar en una competencia de escupitajos. Fue la mejor manera en la que he perdido el tiempo. Este juego despertó en mí el deseo de ser pirata, de tener mi propio barco y de hacer un juego de aventuras >_<.

¿Alguna vez han tenido un barco?. Yo sí, y no lo recomiendo. Tuve un barco con el que fui de pesca en un par de ocasiones, pero no pude ni siquiera ponerle una bandera pirata y un nombre más c00l (no diré cómo se llamaba). Pensaba buscar a un pescador para que lo trabajara. Bien administrado y con una tripulación experta, la pesca genera una retribución económica considerable. De esa forma tendría mi barco produciendo dinero y podría salir a navegar si se me antojaba. Pero no todo es color de rosa, y aprendí que tener un barco requiere más cuidados que tener un perro. Llovió fuertemente en la isla por varios días seguidos, muchos barcos terminaron destrozados en la orilla, el mío estaba aguas adentro pero también terminó en la orilla. Las lluvias continuaron y cuando todo se calmó decidí vender mi barco antes de que quedara despedazado y antes de tener que repetir la angustia de estar pendiente de un barco y de su tripulación (tuve que contratar gente que lo atendiera).

Vendí bien mi barco y aprendí, entre otras cosas, que mejor que tener un barco, es tener un buen amigo con uno ^^. Cuando quería pasear en barco le decía al amigo de mi papá, es más conveniente de esa forma U_U.

Respecto a las ganas de hacer un juego de aventuras…aún persisten. Quizás algún día haga uno ^^.

Super Mario Bros: Fue lo primero que jugué con el Nintendo que nos regalaron en una navidad. Lo jugaba con mis padres, en ese entonces ellos jugaban mejor que yo. Mi papá fue el primero en lograr llegar al segundo mundo y todos lo veíamos con asombro. Jugábamos por las noches, cuando todos estábamos desocupados. Cada quien tenía un turno, y cuando perdía cedía el control al otro. Ignorábamos que se podía meter por los tubos, que podía correr más rápido si presionabas un botón, entre otras cosas, y aún así llegamos ultra lejos pasando todo. Yo cuando llegaba al primer hueco le decía a mi papá que me lo brincara XD.

En ese juego aparecía algo que yo para ese entonces no había probado: los champiñones. Desde que probé una pasta con champiñones y queso (mucho queso) que hizo una tarde mi mamá, se convirtió en mi plato favorito hasta la actualidad. Nos dijo que nos había hecho una pasta con lo que comía Super Mario: Champiñones XD.

Megaman: Confieso que soy una enganchada loca de este juego, y me he terminado casi todo lo que ha salido de Megaman. Hace años tuve un perrito doberman miniatura llamado Rush, mi fiel compañero de combate, que me acompañaba mientras golpeaba a mis primos, que eran invenciones malvadas del Dr. Wily. Yo siempre era Megaman y si no lograba serlo no jugábamos.  Rush sabía muy bien cómo ser un perrito de combate, se aferraba a lo que mordía, pero lamentablemente siempre nos regañaban porque alguno de mis primos gritaba o se ponía a llorar ¬¬. Megaman siempre me recordaba mucho a Astroboy, serie que también me gustaba mucho. De ahí me quedó el gusto de hacer maldades >_<.

Super Mario Kart: Este es otro juego que me encanta (en general me gustan los juegos de autos). Mi primo se ponía a llorar si en el modo de batalla le rompía las bombitas, incluso me acusaba con mi mamá XD. Mi mamá reía y me decía que no lo matara. Él dejaba de llorar hasta que volvía a romperle las bombitas y lloraba otra vez, entonces mi mamá sugería que jugáramos otra cosa y terminaba llorando otra vez cuando lo mataba jugando Mortal Kombat XD. Jugar con mi primo siempre era más satisfactorio que jugar sola porque me divertía doblemente haciéndolo llorar XD.

Las Tortugas Ninja: Tenía un club de Tortugas Ninjas, con tarjetas de identificación y todo. Había un cuarto de la casa para tal fin y estaba lleno de un montón de cosas de las tortugas ninjas, desde pañitos de mesa, tortugas que se pegaban a un tubo, lápices, cartas,  juguetes, libros de colorear, accesorios, hasta ropa interior. Era un ritual jugar Las Tortugas Ninjas los fines de semana y ver la serie animada. Despertó mi instinto ninja XD y de coleccionista (colecciono dinero).

Metal Slug: Había jugado Contra, Cabal y otros juegos de ese estilo pero no me había topado con uno como Metal Slug. Nunca fue tan divertido disparar y agarrar armas. Luego de pasar horas de diversión jugando Metal Slug con mi hermano empecé a usar más a Haliska, mi arma de balines, esto mejoró increíblemente mi puntería. Casi nunca fallo un objetivo, no importa si está muy lejos o relativamente cerca. Aunque confieso que este año la he usado muy pocas veces.

Street Fighter: Por las tardes también jugaba con mis primos a combates en el patio. Uno de mis primos a veces se molestaba porque yo escogía ser Ryu y no Chun-Li (él quería ser Ryu y le tocaba al final ser Bison). El año pasado me lastimé haciendo Shouryuu-ken en el patio con mi hermano >_<, creo que desde entonces no he vuelto a hacer nada relacionado con ese juego, pero dejó en mí un gusto por el combate XD. Más que cuando practicaba Karate u_u.

Mario Paint: Este juego me encanta, llegué a dibujar muchas cosas super c00l, hice animaciones, música, e incluso, y aunque cueste creerlo, realicé el plano de la piscina de mi casa en ese programa, bajo la guía de mi papá (cómo lo extraño T_T). El diseño de la piscina lo hicimos entre los dos, incluso le puse la textura a la pared y los colores de las baldosas y todo tal como se hizo. Se llamó a los albañiles para que vieran el modelo de lo que queríamos. Dudo que otras personas hayan diseñado su piscina con Mario Paint >_<. Este juego incrementó mi amor por el dibujo, la música y potenció mi creatividad.

The Sims: Este juego era muy entretenido aunque creo que lo jugaba de forma diferente a la mayoría. Mi objetivo era matar a los personajes que manejaba o tenerlos como esclavos para que hicieran dinero mientras yo hacía una casa espectacular con un segundo piso cerrado, que nadie podía penetrar (eso incluía a los ladrones), donde iba guardando piezas de arte de gran valor para acumular riqueza. Pero la faceta que más me divertía era matar a los personajes. Los dejaba que murieran quemados cuando se prendía la cocina. Una vez evité que mi personaje orinara pensando que moriría con la vejiga reventada pero sólo se orinó en el piso. Este juego me hizo aún más malvada.

Una de las tantas cosas a la que me dedico, es el desarrollo de videojuegos y confieso que hace tiempo no juego por diversión sino por evaluarlos. Creo que eso ha contribuido a que enfoque mi capacidad inventiva de otra forma >_<.

Los videojuegos pueden influenciar negativa o positivamente, aunque sepamos que es sólo un juego u_u. La explicación es demasiado larga y compleja, queda para otro post.